Durmiendo con tus vísceras

Cuando de niños, le preguntamos a nuestros papás que que era lo que tenemos adentro, nuestro interior se convierte en una de las cosas más horrendas y asquerosas del mundo, sangre por todos lados, bolsas llenas de órganos gelatinosos que parecen no tener armonía ahí dentro, pero podemos evitarle ese trauma a las futuras generaciones con Los peluches viscerales:

Peluchitos

Nuestro órganos con caras sonrientes, claro, después de los peluchexcrementos y pipiluches no hay nada que me sorprenda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *